viernes, 12 de diciembre de 2008

Integración...Unidad!

Las primicias fueron la orden del día durante la Primera Cumbre de Arica Latina y el Caribe (CACL) celebrada del 16 al 17 de diciembre en Costa do Sauípe, Bahía. El Presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, convocó el encuentro que reuniría exclusivamente a los mandatarios de Nuestra América, primera oportunidad para un intercambio sobre los apremiantes asuntos latinoamericanos sin la presencia de jefes de estado extra-regionales.


Casi todos concurrieron, sólo faltó la presencia del Presidente Alvaro Uribe debido a la situación de emergencia ocasionada por las graves inundaciones ocurridas en Colombia en esos días, faltando también el Presidente peruano Alan García, que estuvo representado por el Vicepresidente Luis Giampietri.


Tres importantes encuentros regionales se llevaron a cabo junto con la cumbre:

la reunión del Mercosur, la de Unasur y la del Grupo de Río, que adquiría especial atención por ser la que recibiría como miembro a Cuba, uno de los logros de mayor realce histórico entre los alcanzados en Bahía.


Otra propuesta de relieve histórico fue la formulada por el Presidente venezolano Hugo Chávez, quien presentó la creación de una Unidad de Cuenta Común, sistema monetario comercial y finaciero regional que comenzó a tomar forma en la cumbre de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) realizada poco antes en Caracas, donde también avanzaron hacia la creación de una Cámara de Compensación de pagos con fondos financieros para el desarrollo y hacia un Acuerdo de Comercio Regional.


Los mandatarios de Chile y Ecuador, Michelle Bachelet y Rafael Correa, habían indicado la urgencia de crear una nueva arquitectura financiera para hacer frente a los efectos que pueda tener la crisis global sobre las economías latinoamericanas.


El Presidente Correa lamentó que el Banco del Sur, instalado hace un año, no estuviese ya listo para operar, por lo que favoreció dar impulso a un Fondo de Reserva que pueda establecerse sin demora.


El Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, quien en la reunión de Mercosur asumió las riendas de la entidad, reiteró la necesidad de acelerar los procesos de integración que ya se han iniciado y que serán indispensables para superar los retos que están a la vista.


El Presidente cubano, Raúl Castro, invitado especial en Mercosur, insistió en la necesidad de “ir más allá del placer de encontrarnos” [en estas reuniones] y avanzar en el desarrollo de proyectos realizables utilizando los organismos que están a la mano, tal como Mercosur, Alba Y Caricom.


El Presidente de México, Felipe Calderón, aludiendo a la “tropelía especulativa que finalmente quebró al mundo”, opinó que para superar la amenaza que ello implica se requiere “voluntad política y capacidad de sacrificar diferencias”, en aras de la unidad.


El Presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, señaló que los que están invirtiendo de forma especulativa son "inversionistas institucionales que no habían participado antes: fondos de pensiones, compañías de seguro, fondos patrimoniales de grandes universidades en Estados Unidos -- y el volumen de contratos que generaban competían con el volumen de contratos físicos". Lo anterior significa que "alguien vende un petróleo que no tiene y alguien compra un petroleo que no espera recibir, más sin embargo ambos obtienen grandes ganancias e incidien en los precios".


Fernández denunció que tal proceder "genera volatilidad e incertidumbre en los productores y en los consumidores, ponen en riesgo a todos los pueblos de las naciones del mundo, sean desarrolladas, en vías de desarrollo o emergentes". Propuso como solución, en el marco de las especulaciones que inciden en los precios del petróleo y en el de los alimentos, “que a todo inversionista se le exija por lo menos el 50 por ciento del valor de cada contrato de futuro".


Una decisión prominente fue el acuerdo de Mercosur y Venezuela para importar los textiles que Bolivia exportaba a Estados Unidos, salida que fue negada a ese rubro luego de que el gobierno boliviano expulsara al embajador estadounidense denunciando su injerencia impropia en la política nacional boliviana.


Otros acuerdos significativos incluyeron la creación de un Fondo de Garantía para empresas pequeñas y medianas, respaldado por Mercosur; la ampliación de los acuerdos con Chile, para cubrir el área de servicios; y un convenio que provee condiciones preferenciales al comercio con Africa del Sur.


Un paso sin precedentes fue la creación del Consejo de Defensa del Sur, organismo propuesto por Lula da Silva que fue aprobado en la reunión de Unasur y que según informó el Ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, tendrá su primera reunión en marzo.


Al resumir los objetivos de estos encuentros fuera de serie en Bahía, el Presidente Lula fue la voz de un pensamiento unánime: “Deseamos ser protagonistas y no sólo espectadores en esos escenarios donde realizan las decisiones que determinan la prosperidad de nuestros pueblos”.


Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.
José Martí

Cosmopolita es el patriota en toda patria
Eugenio Maria de Hostos

1 comentario:

  1. si!!!!!!!!!
    cultura popular!!!!
    nunca vi nada más falso que una frontera política...
    buen blog
    feliz año
    :)

    ResponderEliminar